Volver a las fuentes de la naturaleza: agua y energía

El agua es la vida

El agua, en la que se bañan nuestras células, es esencial para la vida. Nuestras células están formadas por un 99% de moléculas de agua (¡de 100 moléculas que componen una célula, 99 son moléculas de agua!), lo que significa que la calidad del agua es fundamental.

El agua es también y, sobre todo, una interfaz energética que alimenta nuestro cuerpo energético, que es la esencia de nuestra conciencia y nuestra Humanidad!

La naturaleza, cuando todavía es salvaje, nos proporciona agua viva de alta calidad que nos ha regado durante milenios.  Esta agua es libre y vibra en sintonía con la energía que la rodea y penetra.

El agua dinamizada (o comúnmente llamada revitalizada) es el placer y la importancia de beber esta agua viva, comparable a la que se encuentra en la naturaleza.

«El agua no es necesaria para la vida, es la vida.» Antoine de St. Exupéry

La observación: El agua es vida

El cuerpo humano:

  • contiene +/- 60-70% de agua metabólica (en términos de peso, masa)
  • esta agua biológica es esencial para nuestra salud:
    • nos hidrata,
    • lleva nutrientes y desintoxica el cuerpo (a través del sudor y los productos de desecho metabólicos en la orina)
    • participa en el metabolismo celular
  • ¡Las células de nuestro cuerpo son 99% moléculas de H2O (por volumen o número)! Las otras moléculas son: 0,5% de iones (potasio, magnesio, sodio, cloruros, bicarbonatos y oligoelementos), 0,4% de materia orgánica.

La importancia del agua para nuestros cuerpos

El agua biológica del cuerpo humano se encuentra en :

  • 65% en el interior de nuestras células = líquido intracelular (citoplasma); aquí es donde, según Gérald Pollack de la Universidad de Washington, se encontraría el agua EZ (Zona de Exclusión): compuesta por películas nanométricas de agua hexagonal totalmente pura (sin otros iones y en forma gelatinosa) que rodearían nuestras proteínas (macromoléculas en el interior de nuestras células) y que transformarían los campos electromagnéticos en energía eléctrica que permitiría la comunicación celular y el funcionamiento del metabolismo humano.
  • 35% alrededor de nuestras células = compuesto principalmente de líquido intersticial (28%) y plasma sanguíneo (7%).

El agua es esencial para hidratar nuestros tejidos

El agua es absorbida por el cuerpo 5 minutos después de la ingestión y permanece en el cuerpo durante un promedio de 10 días. Toda el agua del cuerpo es reemplazada en +/- 50 días. Las moléculas de agua son transportadas por el flujo sanguíneo a todas las células del cuerpo.

Al beber agua, hidratará mejor nuestros tejidos (piel) al entrar más fácilmente en estas células a través de las acuaporinas (canal de agua de la célula a través de la membrana celular que es impermeable, ver diagrama abajo) gracias a su menor tensión superficial.

El voltaje de la membrana y su influencia sobre el intercambio celular

Una célula sana (que favorece un ambiente biogénico) tiene una membrana cargada negativamente (entre – 50 y – 90 mV) => los canales de iones se abren, los nutrientes cargados positivamente (Ca+, K+, Na+) y el oxígeno entra en la célula (los contaminantes salen).

Una célula insana (ácido que favorece un ambiente patógeno: virus, bacterias, inflamaciones) tiene una membrana cargada positivamente entre + 50 y + 90 mV) => los canales iónicos se cierran, los nutrientes cargados positivamente (Ca+, K+, Na+) y el oxígeno ya no entra en la célula (los contaminantes permanecen).

Todo líquido conductor (agua con minerales) en movimiento (vórtice) en un tubo metálico (cobre) que está expuesto a campos magnéticos (imanes permanentes) dará lugar en su interior a corrientes eléctricas con carga electrón-negativa que ionizarán el agua (transferencias de electrones que modificarán su carga eléctrica) y esto en proporción a la velocidad del flujo de agua (amplitud) y a la potencia de los campos magnéticos emitidos. Vean sobre este tema los estudios sobre el magnetismo y el agua.

Esta energía alimentará lo que se llama el voltaje de la membrana de las células (carga electronegativa entre – 50 mV y – 90 mV) que se utiliza para abrir y cerrar sus canales iónicos que dependen del voltaje y que permiten que los nutrientes entren y que los desechos tóxicos salgan del cuerpo (= activación del intercambio celular -> funcionamiento del metabolismo).

Menú